Traductora para un autor autoeditor

La pregunta de un autor que se autoedita sus libros

A finales del año 2017 me llegó una pregunta sorprendente por correo electrónico. Un escritor y autoeditor, es decir un escritor que edita él mismo sus obras, quería que sus libros fuesen traducidos al español y me preguntó por un presupuesto para la traducción de cinco libros, que me enviaba ya con ese correo. Todos los libros eran colecciones de aforismos y sentencias que el autor ya había publicado en alemán.

Después de una interesante conversación digital, nos pusimos de acuerdo en un precio global para cada libro. Hasta el final del año 2017 ya había traducido cinco libros, que él maquetó y editó a continuación. Pueden comprarse como e-books o como libros impresos. El nombre del autor no lo voy a decir aquí, puesto que no sé si quiere ser nombrado por su antiguo nombre. Sus libros en alemán y mis traducciones todavía están en amazon.de y amazon.es.

También nos habíamos puesto de acuerdo en el precio de la traducción de más libros para el año siguiente, con un precio global y fijo, así como una fecha de entrega concreta. En total hubieran sido trece libros.

Las dos sorpresas

Pero a finales de 2017 llegó para mí la primera sorpresa. Para máquinas. No podía traducir ningún libro más. Por qué, no lo sé. Tampoco pregunté por las razones.

Pero esto no fue el fin de las relaciones entre el autoeditor y yo. En marzo de 2018 vino la segunda sorpresa. Tenía tres libros más, también una colección de aforimsos y sentencias. Además, había abandonado su nombre anterior y adoptado uno nuevo: Amandan. Los tres nuevos libros, con título Las sentencias de Amandan, los traduje entre marzo y april de 2018, y pueden comprarse por tomos o como una antología completa (un tomo).

Aquí el enlace a la antología:

Las sentencias de AMANDAN – Antología I.-III. Concebido durante un viaje conmovedor hacia él mismo

Desde entonces solo he traducido algunos textos breves para él, sobre todo para su página (de Amazon). Tengo curiosidad para saber cómo continuará nuestra «relación», o si continuarà. Él mismo tampoco lo sabe, porque como él mismo dice, «vive [hoy] retirado y hace muy pocas cosas, y si las hace, solo por una alegría espontánea».

Vamos a ver cuándo vuelve a sentir alegría para escribir más libros y quizás para encargarme de nuevo su traducción. Hasta ahora ha sido una experiencia muy gratificante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.