Archivo de la etiqueta: Kultur

Un pódcast sobre la lengua catalana en la universidad LMU de Múnich

Aprender catalán en la universidad

Un colega de la Ludwig-Maximilians-Universität (LMU) de Múnich me propuso en agosto de 2020 grabar juntos un pódcast sobre la lengua catalana y también sobre nuestros estudiantes. Doy clases de catalán en la universidad para estudiantes de Romanística y para otros estudiantes de carreras de humanidades desde el año 2013. En algunos semestres incluso viene gente mayor que se ha apuntado a la oferta de la universidad para las personas de la tercera edad.

La intención de mi colega es establecer una serie de podcast con trabajadores y estudiantes del Instituts für romanische Philologie (Instituto de Filología Románica) de la universidad LMU München. La lengua principal de todos los podcast es el español, como este conmigo. No descartamos, sin embargo, que grabemos otro u otros en un futuro en catalán. Y quién sabe, quizás grabe también algunos podcast en portugués y en gallego.

Pódcast en parte para leer, en parte para escuchar

Este pódcast está disponible en la plataforma Moodle de la LMU München, que es interna. Esto significa que solo tienen acceso al pódcast los trabajadores del instituto o los estudiantes matriculados. Para todas las demás personas interesadas en el catalán ofrezco el contenido del pódcast aquí, después de hablarlo con mi colega. Por motivos de privacidad he transcrito las preguntas de mi colega (a continuación como LMU), pero mis propias respuestas pueden oírse como grabaciones independientes (a continuación como MV).

El pódcast

LMU: Hola a todos. Hoy quiero conversar con mi colega, Montserrat Varela, sobre el catalán. En castellano, pero no descartando que en próximos podcasts lo hagamos en catalán, o que le adjuntemos a este podcast una versión catalana. Hola Montse, ¿qué tal estás?

MV: Primera respuesta

LMU: ¿Qué piensas de la actual situación del catalán? ¿Crees que los fuertes debates y conflictos de los últimos años han contribuido positiva o negativamente a la percepción del catalán como lengua por parte de los no catalanoparlantes y potenciales estudiantes del catalán?

MV: Segunda respuesta

LMU: Pues pienso que los muchos vaivenes políticos y sociales sí pueden influir. Creo que se han roto algunos puentes, y eso, si es verdad, puede despertar el interés de querer saber más sobre el asunto y querer estudiar esa lengua y cultura catalana. Pero… por otro lado no creo que no pueda causar también el efecto de percibir como incierto el estatus social y político de la lengua y, por tanto, también su prestigio. Puede, por ejemplo, mermar la voluntad de hacer un semestre o año de intercambio en una universidad catalana, ¿no crees? Y volviendo a tus estudiantes, ¿qué motivación percibes en ellos?, ¿qué valor le dan ellos a su aprendizaje, según lo que te cuentan ellos?

MV: Tercera respuesta

LMU: Son aspectos interesantes. Pues, sí, parece que el estudiantado del catalán tiene un perfil más marcado, aunque, permíteme la objeción, seguramente no todos los estudiantes del español escogen esa lengua por prestigio o por haberla estudiado ya en el instituto. Lo que me llama la atención es que dices que la mayoría de las informaciones que se reciben aquí sobre Cataluña pequen en cierto grado de perspectivismo… puede ser… y que los estudiantes que normalmente tienes en clase tienen otros canales para informarse, sobre todo por estar vinculados a las regiones catalanoparlantes más allá del mero interés filológico. Entonces ¿cómo se podrían llegar a interesar por el catalán las personas carentes de este vínculo, un vínculo digamos más bien personal? ¿Qué aspectos de la lengua catalana, como fenómeno, resaltarías?

MV: Cuarta respuesta

LMU: Estoy totalmente de acuerdo, Montse. Y me parece también un buen comentario final. Así que, nada que añadir, salvo darte las gracias por protagonizar este podcast y mostrarnos algunos aspectos relevantes de la lengua y cultura catalanas, que, por cierto, ofrecemos en nuestro instituto como segunda lengua románica y hasta un nivel B2 inicial. Esperemos que la gente se siga apuntando, siga disfrutándolo, para conocer la realidad plural plural de España, lingüística y cultural, y no solo de España, como nos has recordado. Gracias, otra vez, y hasta luego.

MV: Quinta respuesta

LMU: Perfecte. Fins aviat a tothom!

Otras entradas sobre (aprender) catalán en este blog (en alemán):

Veinte años en Alemania

El año 1998

En verano de 1998 fui a Alemania para estudiar. Mi idea era estudiar dos años más para perfeccionar el alemán y luego volver a Cataluña para trabajar como profesora de alemán.  En esa época no podía prever que esos dos años se convertirían en 2105 en diez años siendo autónoma, y ahora en veinte años con una fantástica familia con dos hijos.

Carrera profesional

Junto con mi vida privada, también se fue desarrollando mi carrera profesional, que se ha dado prácticamente en su totalidad en Alemania. Solo coticé un año en la Seguridad Social española, antes de irme a Alemania. Primero fueron cinco años en Dresde, Sajonia, donde di sobre todo clases de español en escuelas de formación profesional y para adultos, y después en Múnich (a partir de 2003), donde me he convertido en lo que soy profesionalmente: traductora, autora, correctora de textos y profesora, aunque hoy en día doy muchas menos clases que antes.

 

¿Cómo me he adaptado a la cultura alemana?

Tantos años en Alemania dejan sus huellas, y por eso me he adaptado en muchas cosas que no son normales en mi país. Hay muchas cosas que me parecen muy bien y que las hago con toda naturalidad:

  • Los zapatos. Aquí, cuando uno llega a casa de alguien, se quita los zapatos fuera. También se hace en las escuelas. Mis hijos tienen dos pares de zapatillas en la escuela: un par para las horas de clase, y el otro par para el comedor, donde pasan la segunda parte de su jornada después de las clases, para comer y para hacer los deberes.
  • La jornada. Aquí el día empieza muy temprano, y todo está organizado sin pausas largas. Esto significa que se trabaja hasta las cinco o las seis de la tarde, con lo que todo el mundo tiene más tiempo para terminar el día.
  • La “Schultüte”: Es este cucurucho que se ve en la imagen de esta entrada. Lo llevan los niños llenos de regalo el primer día de clase de primero de primaria, y marca el comienzo de su “carrera” como escolares. Como tenemos dos hijos, ya pude ver esta fantástica costumbre dos veces.
  • El tiempo de descanso después de las 20:00 h. Los reglamentos de los bloques de pisos bien valen una entrada a parte. Lo que quiero resaltar aquí es el valor que se da aquí al descanso de los vecino.
  • Brindar. En el brindis alemán, es obligatorio mirarse a los ojos cada vez que brindas con una persona. Al principio era algo muy raro para mí, pero encuentro que la idea es muy bonita: todos tienen que tener en cuenta a todos, nadie se deja de lado.
  • El querido semáforo rojo, los carteles en la calle de que hay niños por la calle (esto tiene que ver con el hecho de que aquí los niños empiezan a ir solos por la calle cuando va a la escuela). Y también las multas. Sí, hace muchos, muchos años, tuve que pagar cinco euros por haber pasado un semáforo en rojo de noche. Aunque no había apenas tráfico porque era de noche, la policía me pilló. No olvidaré nunca ese momento :-)
  • La separación de residuos. Algo que hacemos en casa evidentemente, con los correspondientes cubos. Con los años he visto cómo mis padres lo iban adoptando también, y como se transformaban las ciudades con los diferentes contenedores de colores.
  • La puntualidad, también para encuentros privados, y por supuesto, en los transportes públicos. Yo ya era puntual siendo adolescente, y tenía que esperar muy a menudo a mis amigas. La puntualidad que se practica aquí con normalidad casa mejor con mi carácter, sinceramente.
  • El parpadeo de los ojos cuando dices “hola” o saludas a alguien. Me parece fabuloso cómo los alemanes siempre parpadean los ojos para decirte hola. Yo todavía no lo sé hacer y creo que no lo voy a aprenderlo nunca, pero agradezco que me lo hagan :-)
  • Los cumpleaños aquí no se felicitan nunca antes de la fecha. Da mala suerte. Es una superstición curiosa, pero es así.
  • El pan. El pan alemán. No podría vivir sin él.
  • Como soy madre, mi marido y yo hemos disfrutado de las ventajas de la política familiar de los gobiernos alemanes, sobre todo después de las reformas de Ursula von der Leyen como ministra para la familia, actualmente ministra de defensa.
    Pero a pesar de que me he integrado bastante bien en la sociedad alemana y que me encuentro muy bien en este país, hay algunas cosas que no he cambiado. Por suerte, la siguiente lista es más corta que la primera:
  • Mis apellidos, que he mantenido. Sigo sin entender por qué las mujeres alemanas renuncian a su apellido cuando se casan. Las mujeres no somos niños. Si los hombres lo hicieran en la misma medida como lo hacen las mujeres, de acuerdo, porque la razón objetiva es que la gente aquí solo tiene un apellido y no dos, y en caso de tener niños, estos reciben el apellido común. Pero aunque la ley permite a los dos cónyugues cambiar su apellido por el del otro, el cambio lo siguen haciendo en un 90% las mujeres.
  • Agua sin gas. No me gusta nada el agua con gas, la mayoritaria aquí. Y lo encuentro bastante contradictorio: Alemania tiene una de las mejores redes de agua del grifo del mundo, y sin embargo este tipo de agua aquí se detesta.
  • Café de filtro con nata. No, por favor… A mí que me den un buen cappuccino o un café con leche. Cuando viví en Dresde, hace unos veinte años, solo había café de filtro con nata. Pero desde entonces el panorama de cafés en Alemania ha cambiado mucho y a mejor.
  • Comidas dulces. Mi primer contacto con Alemania fue con 17 años en unas ferias de verano en Bremen. No olvidaré nunca cuando un día de esas dos semanas, y además a las 13:00 h (¡tan pronto!) nos dieron una sopa de color rojo para comer a mediodía. Luego supe que se trata del plato “rote Grütze”, que se hace a base de frutos rojos como las frambuesas.
  • El trato de usted. En mis primeros años de vivir aquí trataba de usted a todo el mundo, porque me costó muchos años entender cuándo se puede ofrecer el trato mutuo del tú. Por suerte, el trato de usted está cambiando bastante y no es tan rígido como cuando yo llegué. Y además, ahora tengo veinte años más y soy una señora respectable :-)