Archivo de la categoría: Übersetzungen

Traductora para un autor autoeditor

La pregunta de un autor que se autoedita sus libros

A finales del año 2017 me llegó una pregunta sorprendente por correo electrónico. Un escritor y autoeditor, es decir un escritor que edita él mismo sus obras, quería que sus libros fuesen traducidos al español y me preguntó por un presupuesto para la traducción de cinco libros, que me enviaba ya con ese correo. Todos los libros eran colecciones de aforismos y sentencias que el autor ya había publicado en alemán.

Después de una interesante conversación digital, nos pusimos de acuerdo en un precio global para cada libro. Hasta el final del año 2017 ya había traducido cinco libros, que él maquetó y editó a continuación. Pueden comprarse como e-books o como libros impresos. El nombre del autor no lo voy a decir aquí, puesto que no sé si quiere ser nombrado por su antiguo nombre. Sus libros en alemán y mis traducciones todavía están en amazon.de y amazon.es.

También nos habíamos puesto de acuerdo en el precio de la traducción de más libros para el año siguiente, con un precio global y fijo, así como una fecha de entrega concreta. En total hubieran sido trece libros.

Las dos sorpresas

Pero a finales de 2017 llegó para mí la primera sorpresa. Para máquinas. No podía traducir ningún libro más. Por qué, no lo sé. Tampoco pregunté por las razones.

Pero esto no fue el fin de las relaciones entre el autoeditor y yo. En marzo de 2018 vino la segunda sorpresa. Tenía tres libros más, también una colección de aforimsos y sentencias. Además, había abandonado su nombre anterior y adoptado uno nuevo: Amandan. Los tres nuevos libros, con título Las sentencias de Amandan, los traduje entre marzo y april de 2018, y pueden comprarse por tomos o como una antología completa (un tomo).

Aquí el enlace a la antología:

Las sentencias de AMANDAN – Antología I.-III. Concebido durante un viaje conmovedor hacia él mismo

Desde entonces solo he traducido algunos textos breves para él, sobre todo para su página (de Amazon). Tengo curiosidad para saber cómo continuará nuestra “relación”, o si continuarà. Él mismo tampoco lo sabe, porque como él mismo dice, “vive [hoy] retirado y hace muy pocas cosas, y si las hace, solo por una alegría espontánea”.

Vamos a ver cuándo vuelve a sentir alegría para escribir más libros y quizás para encargarme de nuevo su traducción. Hasta ahora ha sido una experiencia muy gratificante.

La traducción de “Miteinander”, curso de autoaprendizaje de alemán

Como escribí en esta entrada sobre el curso de autoaprendizaje de alemán Miteinander para principiantes, yo me encargué de la traducción y la adaptación de la versión en españo. Fue un trabajo muy interensante. Aquí me gustaría hablar sobre la traducción y el proceso de corrección de la misma.

Antes de la traducción

Antes de empezar con la traducción, la redacción y yo tomamos unas cuantas decisiones para Miteinandertodo el manuscrito. Básicamente fueron estas:

  • Tuteo: El manuscrito en alemán trata de usted al aprendiz, según el código cultural alemán de tratar de usted a las personas desconocidas. En español, sin embargo, es más normal tutear. Este uso está además bastante extendido en los materiales didácticos de España y de muchos países de América Latina (aunque no tanto).
  • Uso masculino en todas las instrucciones de trabajo de los ejercicios y en los otros textos traducidos: Aunque lo políticamente correcto sería dirigirse tanto al lector como a la lectora del libro, nos decantamos por escribir “genéricamente”* en la forma masculina. Por ejemplo: “Repite el ejercicio hasta que te sientas seguro en la pronunciación”. Lo que sí hablamos es de mencionarlo en el prólogo. Pero al final nos olvidamos tanto la redacción como yo en medio de todo el trabajo… :(
  • Tener en cuenta el vocabulario de América Latina: Como este manual se va a vender en todos los países hispanohablantes, en algunas unidades tuve en cuenta las variantes más comunes de los países americanos. Por ejemplo móvil y celular, billete y boleto o el piso y el departamento.

La traducción en sí no fue difícil. Mi tarea fue traducir las siguientes partes del manuscrito:

  • El prólogo, las explicaciones del examen Start Deutsch 1 y las explicaciones de la gramática tanto del anexo como del pdf para bajar gratuitamente.
  • Las instrucciones de trabajo de los ejercicios.
  • Los textos culturales
  • El manuscrito para los locutores de habla hispana del CD adjunto. Este texto no está publicado en el libro; fue de uso interno para la producción de los ejercicios de comprensión auditiva.

Corrección del texto traducido

Lo más llamativo, sin embargo, vino durante las dos fases de corrección (primeras y segundas galeradas). La editorial me envió el manuscrito en papel para las primeras galeradas y en documento pdf para las segundas, de manera que pude leerlo con ojos de correctora de textos, sin tener el texto alemán presente. Ahí va una breve lista de errores cometidos y que por suerte pude corregir:

  • Traducciones literales: “Número de 1 hasta 12”. Lo correcto es, evidentemente, “Números del 1 al 12” // “Primero lee las cinco parejas de frases” –> Primero lee los cinco pares de frases. // “La familia mediana consta del padre, la madre y uno o dos niños” –> Los niños propios, en español, son los hijos.
  • Los géneros de los sustantivos: En un diálogo en el que dos mujeres compran zapatos, una de ellas le contesta al vendedor con cuáles se queda: “Las primeras. Estas me aprietan aquí.” –> En este caso no me di cuenta que estaba siguiendo el plural alemán “die Schuhe”. La corrección reza así: “Los primeros. Estos me aprietan aquí.”
  • Descuidos durante la escritura (Lo que en alemán se llama “Flüchtigkeitsfehler”): Casos como “enteder” en vez de “entender”, dejarse un punto al final de una frase o escribir “sie” en vez de “si” en una frase condicional. Incluso pesqué un “aus” en esta frase: Elige la palabra aus que falta de la caja…” No había borrado la partícula “aus” de “auswählen” (Wählen Sie das fehlende Wort aus …).
  • Puntuación: Trabajando con textos alemanes hay que tener muy en cuenta las normas de puntuación del español porque son bastante diferentes. Por ejemplo el uso de la raya, que a veces se puede usar en vez de los paréntesis: “Con este modelo podrás prepararte de manera real para un examen —por ejemplo Start Deutsch 1—, que certifica conocimientos básicos en alemán”. En alemán se usa un guión más corto y con un espacio entre las palabras dentro de los guiones. O bien el uso de los puntos suspensivos. Por ejemplo: “Wann fährt ein Zug nach …?” frente a “¿Cuándo sale un tren a…?”. En alemán hay un siempre un espacio entre la palabra y los puntos suspensivos. En español no.

Y esto es todo. La traducción de este libro fue muy interesante, puesto que no sé tanto de la didáctica del alemán como sobre la didáctica del español como lengua extranjera y además me vi a mí misma durante los primeros años de aprendizaje, intentando descrifar el misterioso código alemán. Si hubiera tenido este libro hace unas décadas seguro que no habría necesitado tantos años para resolverlo… :)

* Personalmente, y también por razones lingüísticas de peso, no creo en el “masculino genérico” diga lo que diga la RAE. Esta cuestión, sin embargo, es harina de otro costal y no va a profundizarse en esta entrada.