Archivo de la categoría: Übersetzungen

La tercera lengua en una traducción y su corrección

La tercera lengua

Como describe la traductora y escritora Anna Rossell en su libro «Manual de traducción alemán-castellano«, al traducir un idioma A a otro B, los traductores y las traductoras crean una tercera lengua aunque la lengua B sea su lengua materna. En algunos aspectos de la traducción, esta tercera lengua está a caballo entre la lengua original y la lengua meta. Más de una vez hemos leído textos traducidos que hemos entendido pero que no suenan bien. Están escritos en esta tercera lengua. Se entienden, pero en algunos casos se parece demasiado a la lengua original.  En este momento comienza el trabajo de la corrección.

En mi trabajo como correctora me he encontrado ya con varios ejemplos de esta tercera lengua. En el año 2014 publiqué esta entrada (en alemán) sobre el fenómeno. Y hace poco corregí una publicación sobre un investigador alemán que estaba traducido de manera excelente, pero que sin embargo no estaba del todo libre de esta tercera lengua. Para esta entrada he seleccionado algunos ejemplos.

La lengua original y su corrección

Jubiläum

La publicación se escribió en motivo del año del nacimiento de un investigador que murió hace mucho tiempo. Una palabra para este motivo de celebración en alemán es Jubiläum. La traducción dice literalmente este jubileo, que aunque existe en español, tiene otro significado:

Dritte Sprache

En este contexto de recordatorio del cumpleaños, lo mejor es hablar de una fiesta conmemorativa, o de un aniversario.

Sammlung

La publicación también comenta una encuesta que la autora hizo a algunos expertos. Al hacer la encuesta, la autora recogió datos, y la traducción habla en consecuencia de una recolección, lo que en mi opinión está demasiado «pegado» a la palabra alemana Sammlung. en este contexto es mejor hablar de recopilación o  de recogida.

Blick

Otro sustantivo que se debe traducir según el significado que quiere transmitir el texto es Blick, es decir vista, que también se puede traducir por mirada. En la traducción de la publicación se recomienda que tengamos una vista diferenciada en el campo científico que investigó el investigador. En este contexto, sin embargo, sería mejor decir una mirada diferenciada, y así lo corregí en la corrección.

Algunos verbos

a) También verbos como sorgen für, verbinden o sich bieten hay que adaptarlos al contexto en el que los utiliza el autor o la autora del texto original. En la traducción de la publicación se podía leer que el investigador «se ofrece»: «ofreciéndose como una figura de proyección».

Este gerundio ofreciéndose proviene del original Original sich bieten, y en alemán es correcto por significado metafórico en este contexto. Pero el investigador no «se ofreció» nunca. El mensaje es una proyección a nuestra época. En este sentido, mi propuesta estaría más cercana a una lectura fluida: «… [él] se brinda como una figura de proyección«.

Dritte Sprache

b) En otro lugar, el texto comenta que poca gente ha utilizado los escritos y los pensamientos del erudito para «ocuparse» de una cosa. La traducción lo traslada literalmente: «aprovecharse de esta oportunidad de ocuparse de sus escritos o de su pensamiento»

En español, sin embargo, no nos ocupamos de una cosa cuando se trata de estudiar o de una investigación. Una traducción más natural lo formularía así: «Aprovecharse de esta oportunidad de estudiar sus escritos o su pensamiento».

La traducción de hier

Anna Rossell habla también de que la lengua alemana necesita más referencias dentro de la frase o entre frases. Palabras como wie darin, davon, das, dazu, es o hier son necesarias según la gramática del alemán. El español, sin embargo, no necesita tantas referencias directas, y entonces hay que omitirlas o reescribir la frase. En mi última corrección de esta publicación mencionada al principio había varios ejemplos de una traducción demasiado cercana al adverbio hier. Tres ejemplos:

Primer ejemplo:

Así, a menudo se le atribuye un papel importante en la búsqueda de una nueva identidad […]. Aquí en cierta medida, se tiende a ver [al investigador] como uno de los «padres fundadores

Propuesta: En este caso, en cierta medida…

Segundo:

Un ejemplo de esto es [ciudad]: aquí se da un notable interés en [el investigador]

Propuesta: en esta ciudad

Tercer ejemplo:

La sugerencia explícita de [país que conoció el investigador] aquí fue que el año 2019 debería ser usado como una oportunidad para discutir abiertamente los temas clave que conforman el pensamiento y el trabajo de [el investigador].

Propuesta: en este sentido, en este contexto

Había muchos otros casos, puesto que la publicación tiene cais 300 páginas. Pero como he dicho al principio, la traducción al español era excelente. En esta entrada solo quería recopilar algunos ejemplos de una corrección en la cual uno/a lee y corrige desde una posición mucho más alejada del texto original.

Mi primera corrección de una traducción automática

La traducción automática

En octubre de 2018 me dieron un encargo bastante interesante: la corrección de una traducción automática en español, con lengua de partida en inglés. Algunos traductores no quieren saber nada de este tipo de encargos, pero yo pienso que las traducciones automáticas están a la orden del día y que de hecho van a aumentar. Esto no significa que las traducciones automáticas sean tan buenas como para poder ser publicadas.  Este no es el caso, y por eso creo que los traductoras y las traductoras tenemos todavía mucho trabajo por delante.

Como ámbito de investigación, la traducción automática se engloba dentro de la lingüística computacional y forma parte de la inteligencia artificial en general. La traducción humana, en cambio, es objeto de la lingüística aplicada.

La postedición (o posedición)

El término técnico para este tipo de corrección que me encargaron se llama postedición o posedición, es decir la edición de un texto después de que este haya sido traducido por una máquina. La siguiente entrada de la agencia ubiqus explica más detalladamente qué es la postedición.

El encargo

El encargo fue un librito escrito en inglés, que el cliente hizo traducir automáticamente al español. El resultado se podía leer y se entendía, pero tenía errores, algunos bastante graves. El texto era sobre el desarrollo de una nueva aplicación para el mundo de las finanzas, y exceptuando algunos términos técnicos, estilísticamente el texto no era demasiado ambicioso.  Pero en general había tres errores que se iban repitiendo:

  1. Como el texto original estaba en inglés, la traducción automática cambiaba continuamente entre y usted, sin ningún criterio evidente. Al editar el texto, decidí usar el para todo el librito, pensando en que el grupo meta es seguramente gente joven e interesada en asuntos financieros.
  2. La traducción automática no podía diferenciar entre sinónimos. Por ejemplo, en el caso de los adjetivos misleading, deceiving y blurring tradujo engañoso tres veces seguidas.
  3. Tampoco puede traducir bien las frases hechas, por ejemplo fresh as a cucumber. En español no se dice fresco como un pepino, sino fresco como una lechuga o bien fresco como una rosa.

Como resumen puedo decir que no creo que los traductores tengamos que tener miedo de  Google Translate, DeepL o de los demás servicios que todavía han de desarrollarse. De hecho puede verse el fenómeno desde la otra perspectiva: que estén aquí es una buena noticia, puesto que tendremos mucho trabajo.

Si quieres saber más sobre el tema y quieres profundizar, puedes leer este artículo (en francés).

Traductora para un autor autoeditor

La pregunta de un autor que se autoedita sus libros

A finales del año 2017 me llegó una pregunta sorprendente por correo electrónico. Un escritor y autoeditor, es decir un escritor que edita él mismo sus obras, quería que sus libros fuesen traducidos al español y me preguntó por un presupuesto para la traducción de cinco libros, que me enviaba ya con ese correo. Todos los libros eran colecciones de aforismos y sentencias que el autor ya había publicado en alemán.

Después de una interesante conversación digital, nos pusimos de acuerdo en un precio global para cada libro. Hasta el final del año 2017 ya había traducido cinco libros, que él maquetó y editó a continuación. Pueden comprarse como e-books o como libros impresos. El nombre del autor no lo voy a decir aquí, puesto que no sé si quiere ser nombrado por su antiguo nombre. Sus libros en alemán y mis traducciones todavía están en amazon.de y amazon.es.

También nos habíamos puesto de acuerdo en el precio de la traducción de más libros para el año siguiente, con un precio global y fijo, así como una fecha de entrega concreta. En total hubieran sido trece libros.

Las dos sorpresas

Pero a finales de 2017 llegó para mí la primera sorpresa. Para máquinas. No podía traducir ningún libro más. Por qué, no lo sé. Tampoco pregunté por las razones.

Pero esto no fue el fin de las relaciones entre el autoeditor y yo. En marzo de 2018 vino la segunda sorpresa. Tenía tres libros más, también una colección de aforimsos y sentencias. Además, había abandonado su nombre anterior y adoptado uno nuevo: Amandan. Los tres nuevos libros, con título Las sentencias de Amandan, los traduje entre marzo y april de 2018, y pueden comprarse por tomos o como una antología completa (un tomo).

Aquí el enlace a la antología:

Las sentencias de AMANDAN – Antología I.-III. Concebido durante un viaje conmovedor hacia él mismo

Desde entonces solo he traducido algunos textos breves para él, sobre todo para su página (de Amazon). Tengo curiosidad para saber cómo continuará nuestra «relación», o si continuarà. Él mismo tampoco lo sabe, porque como él mismo dice, «vive [hoy] retirado y hace muy pocas cosas, y si las hace, solo por una alegría espontánea».

Vamos a ver cuándo vuelve a sentir alegría para escribir más libros y quizás para encargarme de nuevo su traducción. Hasta ahora ha sido una experiencia muy gratificante.